Candela ya está aquí

Pues después de esas 40 semanas de sentir como crecías dentro de mí, decidiste salir tu solita… Las últimas semanas habían sido un poco agotadoras, tu cada vez crecías más y Rocío también quería jugar más, o eso me parecía,… me pedía más tiempo estar en el suelo, hacer más carreras,…menos mal que Papá tiene energía para todo y para todos. Además estos días de calor no ayudaban mucho…de repente tenía un día con una energía brutal o estaba que no me podía mover del sofá...

Empezamos a ir a monitores con 38 semanas, todo iba muy bien en cuanto a latido y contracciones pero tu estabas muy alta y el cuello no había madurado. Candela se seguía moviendo mucho durante todo este tiempo, por lo que podía estar tranquila ya que es buenísimo que los bebés se muevan. La ginecóloga tenía mucha fe en mi y esta vez si o si nos íbamos a poner de parto, aseguraba. Así la semana 39 y hasta la 40 en la que parecía que la cosa había mejorado y algo había cambiado en el cuello del  útero. Si la cosa no evolucionaba más tendríamos que ir pensando en que Candela nacería el martes 23 de Agosto, parto inducido.

labor-840129_960_720

Aunque todo había mejorado, yo no quería que fuera otro parto inducido como el de Rocío con 41 semanas + 5, me apetecía ponerme de parto y tener esa experiencia por lo que cada día que pasaba de la semana 40 quería que fuera el día en que naciera Candela. Incluso me costó alguna lagrimilla ya que el tiempo seguía pasando y yo no tenía ningún síntoma de nada. Había amigas que me decían, uy Pili tienes los labios hinchados,…o se te nota cansada, o te ha bajado la tripa… pero eso que ellas veían yo no lo veía.

El Viernes 19 de Agosto por la noche, tras tomar algo, acostamos a Rocío, vimos un poco la tele y nos fuimos a la cama… al rato como otros muchos días yo me levanté y me puse a ver una película de alienígenas (alucina!!!) y empecé a notar alguna contracción, aunque no sabía si eran las de Braxton Hicks o de parto, en fin, me daba alguna de vez en cuando mientras veía la película pero no les di mayor importancia.

Cuando terminó la película, me fui a la cama y a dormir... a las seis de la mañana me desperté de nuevo con ese dolor, pero algo me hizo sentir que debía empezar a mirar el tiempo que pasaba entre una y otra. Así lo hice eran cada 5 minutos durante media hora, pero luego se espaciaban y eran cada 10 minutos, luego cada 5… avisé a Kike que ya estaba despierto de sobra con mis giros sobre la cama y empezamos a tomar decisiones aunque no lo veíamos claro. Avisamos a los abuelos para que vinieran y se quedaran con nuestra pequeña pero antes nos bajamos a tomarnos un desayuno con ellos. Al final a las 12.30 de la mañana aproximadamente y tras hablar con mi hada madrina (matrona de la familia) nos fuimos para el hospital.

Mi miedo era ir y que nos mandaran para casa y que no estuviera de parto, las contracciones las estaba aguantando bien, dolían pero como el dolor se pasaba… cuando llegamos me vio la ginecóloga de la urgencia y me dijo Pilar, estas de 3 cm, te quedas ingresada… me subió un escalofrío por todo el cuerpo y miré a mi marido. Por fin íbamos a conocer a Candela, nuestra pequeña.

baby-shoes-1514007_960_720

Todo fue muy deprisa, me preguntaron que si quería epidural a lo que no dude ni un momento, candela estaba girada pero todo fue rodado, al rato estaba dilatada de 5 cm, al poco de 9 cm y a los 10 cm fuimos a paritorio. Empujé con todas mis fuerzas unas cuantas veces y con el ánimo de mi marido al lado, Candela se giró y salió y la cogieron las maravillosas manos de Elena, mi madrina, la cogí y me volvió a parecer la bebé más bella del mundo  y con un parecido increíble a su hermana. En ese instante se duplicó el amor, me acordé de Rocío, de mi madre y de todas las madres…

Tras mis experiencias, no dejo de pensar en lo maravilloso que es crear vida a partir del fruto del amor de dos personas, que crezca de ti, que se mueva,… y ser capaz de traerla al mundo y sentir esa milésima de segundo en la que parte de ti comienza a respirar contigo apoyada sobre tu pecho, sintiendo que somos una, sentir…. el milagro de la vida.

Foto de cabecera: Ruth Nieto fotografía

3 Replies to “Candela ya está aquí”

  1. Que bonito lo cuentas Pili. Es una experiencia única y mágica de la que sonos privilegiadas, las mujeres, de vivir y sentir. Gracias por compartirlo.

    1. Todo un privilegio Ruth. 😘😘😘

  2. […] segundo parto ya os he contado en el anterior post algo,… fui para el hospital ingresé a las 13:00 y a las 17:35 Candela había nacido, como […]

Deja un comentario